Nani

03. CLAROSCURO

Una habitación blanca, carboncillos y una escalera.
Rolando viene cansado, le cuesta sacar las palabras. Se olvida para lo que vino.
Pero invade el espacio, lo palpa todo, prueba la resistencia de los muros y su equilibrio sobre la escalera. Recuerda quien es y lo dice bailando.
El segundo día sigue sorprendido y parece reo de si mismo, del espacio y de su voz.
Con Rolando Rocha, bailarín peruano residente en Francia.
Video de Jerónimo Centurión.
Fotografías de Luis Chiang Chang-Way.

-----------------------------------------------------------------------------

Proyecto colectivo y multidisciplinario
La presencia de un cuerpo determina el espacio. Si en Cuaderno de dibujo (2009) Nani Cárdenas invitaba a cuestionarse acerca del vacío -producto de la ausencia del cuerpo-, en [del cuarto cuerpo] presenta al cuerpo fusionado con el espacio para cuestionarse acerca de los límites.

[del cuarto cuerpo] está compuesto por cuatro propuestas multidisciplinarias en las que participan diversos artistas - diseñadores gráficos, fotógrafos, creativos, bailarines y artistas visuales. Valiéndose de distintos materiales como rafia, cintas adhesivas, carboncillo, globos negros con helio, y los elementos que están presentes en su taller, Cárdenas persuade a sus invitados a intervenir el espacio. En ese momento, la artista se convierte en documentalista de las mutaciones que se van generando tanto en el espacio físico como en el interior de cada uno de sus invitados y registra cada acción (apuntes, fotografías y video).

El taller como espacio de experimentación se transfigura en un escenario intervenido por el desplazamiento de diversos actores. Sin embargo, este desplazamiento más allá de constituir el espacio, constituye la transformación de las percepciones y emociones de quienes realizan la acción. Cuatro paredes conforman este espacio donde los cuerpos se fusionan, se disgregan, se repliegan, se enfrentan y se reflejan en la mirada de otro.

Cárdenas ha construido una plataforma conceptual que meticulosamente ha dividido en cuatro. Para la artista, luego del cuerpo físico, espiritual y orgánico, está el cuerpo mental que es el cuarto cuerpo. Un metacuerpo que se da como proyección de la mente y puede ser un espacio, una materia o una materia en el espacio. Es justamente ese cuarto cuerpo, el que le permite a la artista jugar con cuatro paredes y generar distintas situaciones.

Así, en N u b e s el tejido de rafia transparente se convierte en el refugio donde un cuerpo se repliega sobre sí y, a la vez, se pierde en la misma materialidad que lo cobija. SEI IL MIO SOGNO establece el diálogo entre un hombre y una mujer, cuyos juegos corporales se van transformando en una relación de poder que denota el sueño de posesión. La pareja detenta ser una construcción en un espacio delimitado por cintas de colores y una frase reciclada. Por otro lado, Claroscuro muestra la imposibilidad de un cuerpo, que busca desesperadamente salirse de sí mismo por medio del lenguaje. Finalmente, Shadow Dancing remite a un juego de roles en el que los cuerpos se someten, se confunden y se pierden entre sombras, deslimitados en sus propios reflejos.

Luisa Fernanda Lindo
Mayo, 2012

Nani
Nani
Nani

© 2015 Proyecto F5